Naturalmente contradictorios

- ¿Por qué me iba a enfadar? - Se enfadó Havel.
El libro de los amores ridículos, Milan Kundera.

2 comentarios:

Xose dijo...

¡Qué grande!

marmota dijo...

:)

Publicar un comentario