Dios no es un caballero

- Ese concepto del tránsito -Ayala sonrió, encantado de prolongar la conversación con el maestro de esgrima- tiene un sospechoso tufillo católico, ya sabe. La buena muerte como puerta de la salvación eterna.
- Si se espera la salvación, o lo que sea, la cosa ya no tiene mucho mérito... Yo me refería al último combate en el umbral de una oscuridad eterna, sin más testigo que uno mismo.
- Se olvida usted de Dios.
- No me interesa. Dios tolera lo intolerable, es irresponsable e inconsecuente. No es un caballero.


El maestro de esgrima. Arturo Pérez-Reverte.

2 comentarios:

Sr. Mandarina dijo...

Dios no es.

Xose dijo...

¡Amén, hermano Sr. Mandarina!

Publicar un comentario